Píldoras 2.0

Mar 29

"Un amigo para siempre". Cuento de Marina Colasanti: La historia de Luandino Vieira.

Esta es una historia real. La historia de Luandino Vieira, escritor de Angola que luchó por la independencia de su país. Pero es una historia tan linda que a mí me gustaría haberla inventado.

Porque pensaba diferente de los que gobernaban su país, aquel hombre estaba preso.

Permanecía solo en una celda. Una vez por día iban a buscarlo y lo llevaban a tomar sol. Era importante que tomara sol, para no morir. Los que lo tenían preso no querían que muriese.

Allá afuera había una especie de gran jardín rodeado de muros altos, y vigilado. En verdad, no era un jardín, porque no tenía canteros. Pero era, sí, un jardín en el pensamiento del hombre, porque tenía flores, los árboles diseñaban manchas de sombra en el suelo, y había pájaros.

Todos los días, entonces, el hombre recogía la felicidad que era capaz de conseguir, y esperaba la hora de la salida. Estaba siempre sonriendo el alma que atravesaba la puerta mayor, y penetraba en la luz. El rostro no, no sonreía, porque no quería que sus carceleros lo supieran.

Al comienzo, cuando salía, llevaba un libro, para quedarse leyendo acostado sobre la hierba, en aquel que era su pasatiempo. Después descubrió que el libro era innecesario porque aunque estaba abierto ante sí, él no lo leía; su mirada prefería posarse sobre las hojas, los tallos de hierba, las nubes, verde y azul que le hacían tanta falta al monótono ceniza del cielo.

A partir de entonces, comenzó a llevar un pedazo de pan. El pan sí era importante para aprovechar mejor aquella hora. Se echaba un pedazo en la boca y se quedaba masticando, masticando. Primero era el gusto mismo del pan. Después, con la saliva, iba volviéndose gusto a trigo y, echado al sol, los ojos cerrados, el hombre podía imaginarse en un trigal, con algún agua cercana, de fuente o de arroyo, que manaba traslúcida y en la cual se mojaría la cara cuando tuviera ganas.

Fue a causa del pan que un pajarito llegó más cerca. No mucho, claro. Pero un poco más que los otros. Lo suficiente como para que el hombre reparara en él y empezara a observarlo con atención.

Quería las migas. Tenía una cabecita delicada y redonda que inclinaba hacia un costado como si pensase cosas importantes. Y tal vez las pensase… Los ojos también eran redondos, tan brillantes como duros. Y duro era ciertamente el pico con el que picoteaba el suelo sin descuidar la peligrosa proximidad del hombre.

“Es”, pensó el hombre, “un pajarito valiente”. Y esparció las migas sobre el césped, retirándose algunos pasos para que él pudiera ir a buscarlas.

Al día siguiente, apenas si recordaba al pajarito. Sin embargo nuevamente, en cuanto partía pedazos de pan para llevárselos a la boca, él se destacó entre los demás y se aproximó saltando, pronto a volar al menor peligro, aunque arriesgándose un poco más. Y nuevamente el hombre premió con migas su coraje.

Así comenzaron a entenderse. Y a partir de entonces el hombre descubrió que la alegría de salir se juntaba con otra, la alegría de un encuentro.

Ahora, cada vez que atravesaba la puerta mayor para zambullirse al sol, se preguntaba si el pajarito estaría allí, esperándolo. Y siempre estaba.

Durante semanas, el hombre tuvo el cuidado de mantenerse quieto, casi inmóvil, cuando el pajarito se aproximaba. Después, moviéndose muy despacio, con gestos idénticos, dejaba caer las migas y retrocedía unos pasos. Siempre del mismo modo, para que el otro comprendiese que él no representaba riesgos.

Y el pajarito llegaba, daba pequeños saltos, se detenía, volvía a saltar. Hasta llegar a picotear las migas, siempre atento a las actitudes del hombre.

Ese era el modo que tenían de conversar. Y para el hombre, que no hablaba con nadie, era una larga conversación.

Un día, retrocedió un paso menos. El pajarito vaciló pero se acercó.

Descubriendo que había hecho una conquista, el hombre le dio tiempo a su pequeño amigo para que se acostumbrase.

Después de muchos días, nuevamente acortó la distancia.

Y el pajarito se acercó.

Una alegría mayor afloró en el pecho del hombre. Sabía que era cuestión de tiempo y paciencia.

Y él tenía mucho de ambas.

Poco a poco, sin hacer nada que pudiera asustarlo, fue llevando al pajarito hacia sí. Retrocedía un poco menos. Dejaba caer las migas en dos tandas, contando con que, comidas las primeras y viendo otras tan a su alcance, el pajarito se aproximara más.

En ese juego se pasaron meses. Y es probable que el corazón del pajarito ya no palpitara más rápido el día en que fue a buscar sus migas en medio de aquellos zapatos oscuros. Pero el del hombre palpitó.

Faltaba mucho todavía. Porque la distancia entre los zapatos y la mano era tal vez más difícil de superar que los metros de hierba que ya habían sido vencidos. Pero el tiempo no parecía tener límites. Y la paciencia se hacía más grande a medida que aumentaba el amor.

Así se fueron los meses. Algunos. Muchos, tal vez.

Y, de murmullo en murmullo, se difundió en la prisión que aquel hombre había domesticado a un pajarito. Y que todos los días, cuando cruzaba la puerta mayor, llegaba el amigo entre cantos y batir de alas, a comer en su mano.

Pronto, los hombres de las otras celdas quisieron ver. Algunos se quedaron mirando por las ventanas, entre las rejas. Otros, que salían con él, empezaron a acompañarlo en su paseo por el jardín. Y todos llegaban y comprobaban: había un pajarito que confiaba en un hombre y le hacía fiestas, y se posaba en sus dedos para comer migas en la palma abierta.

Otros intentaron hacer la misma cosa, deseosos también de tener amigos. Pero a pesar del deseo y de las migas, ninguno lo consiguió. Entonces aquel único pajarito, que sólo reparaba en aquel hombre, se volvió un poco el pajarito de todos.

Y fue tal vez por eso que, pese a que una luz de victoria ascendió a los ojos de todos ellos, ninguno hizo un gesto ni soltó una exclamación el día que el hombre tomó una miga entre los dientes y el pajarito fue a buscar la comida en su sonrisa.

Pasó el verano. Llegó el invierno. Pero el invierno no era riguroso en aquel país, había flores, los pájaros no migraban.

De ahí el espanto del hombre el día en que el amigo no fue a buscarlo a la entrada del jardín. No lo vio buscarlo, ni apareció ante sí. Por primera vez. Y la hora que tenía para ser feliz se extendió dilatada entre los árboles.

Al día siguiente, una punta de angustia hirió al hombre en su celda, mientras esperaba salir. Caminando hacia la puerta mayor, intentó escuchar a lo lejos el canto de aquel pájaro, pero algo le decía que, además del sol, nada lo esperaba tras los pesados portales.

El pajarito no fue aquel día. Ni al otro. Ni otro cualquiera.

Al comienzo, el hombre quiso inventar justificaciones. Pensó que había sido cazado, o que había partido a hacer nido. Pensó que habría encontrado migas más suculentas o familiares.

Pensó en cosas así, que disminuyesen su tristeza por la pérdida del amigo.

Sólo después, cuando ella fue disminuyendo, él pensó en cosas más simples. Que el pajarito había seguido su destino fuera cual fuese. Un destino que lo llevaba lejos de ahí. Como el de él, alguna vez, también lo llevaría, lejos de aquel jardín, para siempre lejos de aquellos muros.

© Marina Colasanti

José Luandino Vieira: A la libertad por la literatura.

image

Los grandes hombres de la Historia son célebres y también anónimos. Algunos de los seres que comunican interior y directamente con el sentido de la existencia y la lucha por todos los elementos que la componen, escriben su nombre en letras de oro en el libro de los grandes humanistas, y ocupan portadas y fastos en el momento de su muerte. Otros luchan por la libertad y la justicia de manera más anónima. Tanto, que a veces rechazan reconocimientos por no sentirse merecedores de ellos.

Luandino Vieira es el seudónimo de José Vieira Mateus da Graça, nacido en Ourém, centro interior de Portugal, en 1935. Actualmente, vive en una hacienda, en la campiña del norte de Portugal.

Con tres años de edad su familia se traslada a Angola, y muy pronto comienza a colaborar con el Movimiento Popular de Liberación de Angola (MPLA), frente que luchó contra la metrópoli portuguesa entre 1961 y 1974. Fue apresado por la PIDE, policía secreta portuguesa, en 1959 y 1961, momento en el cual es juzgado y condenado a 14 años de prisión, con cumplimiento de pena en Tarrafal, campo de concentración y tortura para presos políticos que la PIDE había instalado en Cabo Verde. Al término de la misma, regresa a Portugal, instalándose en Lisboa hasta 1975, año en el cual regresa a Angola, y que coincide con la proclamación de la independencia del país. En los siguientes años, Luandino dirigirá la Televisión Popular de Angola, el Departamento de Orientación Revolucionaria del MPLA y el Instituto Angolano de Cine. Fue uno de los fundadores y secretario general de la Unión de Escritores Angolanos. Su obra fue elaborada a lo largo del tiempo, en su mayoría, en las prisiones por las que fue pasando.

En 1992, tras las fallidas elecciones libres, la inestabilidad en el país fruto de la corrupción y las luchas por el poder, y una reactivación de la guerra civil, Luandino regresa a Portugal, donde opta por aislarse del mundo exterior en una hacienda, donde trabaja como agricultor.

En el año 2006 es galardonado con el Premio Luis de Camões, máximo galardón de las letras portuguesas, premio que rechaza por cuestiones “personales”, relacionadas según sus allegados, con considerarse un autor ya improductivo. 

Grandes figuras de la literatura lusa han aportado su opinión sobre Luandino: José Saramago escribió: "Su obra, importantísima, fue precursora de la literatura angoleña y tiene raíces en la tierra y en la cultura del país". "Su obra, importantísima, fue precursora de la literatura angoleña y tiene raíces en la tierra y en la cultura del país", en palabras de Lídia Jorge. Para José Eduardo Agualusa, "Luandino Vieira es un nombre tan grande de la literatura en lengua portuguesa que su distinción ya hace muchos años que era esperada. Su obra tiene un enorme valor, y este premio es un reconocimiento de la dinámica de las literaturas africanas y del vigor de la lengua portuguesa en África"

Entre su obra, podemos destacar:

image

José Luandino Vieira - Foto: ANGOP

Feb 24


Click for more relatable and inspiring.

Click for more relatable and inspiring.

(vía notorious-posts)

Feb 11

“Stop giving people power to control your smile, your worth, and your attitude.” — Mandy Hale (via aukles)

(Fuente: onlinecounsellingcollege, vía be-happy-find-peace)

Feb 04

“Give yourself permission to immediately walk away from anything that gives you bad vibes. There is no need to explain or make sense of it. Just trust what you feel.” — (via brittanyschoice)

(Fuente: fight-like--a---girl, vía be-happy-find-peace)

Ene 23


HUMAN
HUMAN
DO SOMETHING
FOR GODS SAKE HELP

HUMAN

HUMAN

DO SOMETHING

FOR GODS SAKE HELP

(Fuente: chichiwho, vía be-happy-find-peace)

Ene 16

matthen:

The arms of spiral galaxies are roughly logarithmic, as are the bands of tropical cyclones and many biological structures such as shells. These are spirals which make a constant angle with the line connecting any point to the centre. Rays of light emanating from the centre reflect off the spiral and burn the image of a second identical spiral, slightly rotated. [more] [code]

matthen:

The arms of spiral galaxies are roughly logarithmic, as are the bands of tropical cyclones and many biological structures such as shells. These are spirals which make a constant angle with the line connecting any point to the centre. Rays of light emanating from the centre reflect off the spiral and burn the image of a second identical spiral, slightly rotated. [more] [code]

(vía be-happy-find-peace)

Las mujeres y los gatos harán lo que les plazca.

Las mujeres y los gatos harán lo que les plazca.

(Fuente: crowleye, vía be-happy-find-peace)

Ene 14


Click for more relatable and inspiring.

Click for more relatable and inspiring.

(vía notorious-posts)


Click for more relatable and inspiring.

Click for more relatable and inspiring.

(vía notorious-posts)